miércoles, 27 de febrero de 2013

Matrimonio a la fuerza - Hannah Howell

Título original: Promise passion
2º Highlands Brides
Autora: Hannah Howell
Género: Romántica histórica
Editorial y año publicación: Titania 2010





Desde que perdió a su mujer y a su hijo recién nacido, Iain MacLagan es un hombre marcado, no sólo por la cicatriz que le cruza el rostro, sino por el peso de sus acciones pasadas y propios errores. Se juró no volver a casarse. Con lo que, aunque la encantadora Islaen MacRoth le atrae más de lo que le gustaría, sobre todo porque le parece casi una niña, no desea hacerla su mujer. Pero cuando el rey de Escocia le obliga a casarse con ella y emparentar con los MacRoth, por la seguridad en las tierras fronterizas, no le queda otra opción. Acepta casarse con Islaen, a la que jura proteger y honrar, pero de la que nunca se enamorará. Tampoco arriesgará su vida dejándola embarazada. Se jura.

A sus diecinueve años Islaen siente que las opciones de casarse se agotan. Su padre la insta a buscar marido y, finalmente, la joven accede. En una visita a la Corte del rey de Escocia conoce al apuesto Iain MacLagan. A pesar de su aspecto intimidatorio y de su carácter taciturno, la muchacha queda prendada de él y decide que es el hombre con el que desea casarse y formar una familia tan numerosa como la suya propia. 
En Iain encuentro un duro oponente pues no es hasta que el rey le obliga que le propone matrimonio, pero Islaen es paciente y está acostumbrada a lidiar con once hermanos varones y un padre, así que cree poder conquistar a su hosco marido y demostrarle que no es tan débil ni frágil como parece. Se jura.

Desde que empezaron a publicarse las novelas de Hannah Howell en España he procurado no perderme ninguna. En mi caso encuentro historias que me resultan entretenidas. En general todas las que he leído me han entretenido bastante, claro, algunas más que otras. Puede que no pasen a formar parte de ésas que atesoro y releo, pero me dejan una sensación agradable. Me entretienen. Tal vez sea porque partiendo de un argumento común da lugar a una historia un tanto diferente. Eso suele engancharme. Sin embargo puede que Matrimonio a la fuerza sea una de las que menos me han enganchado, a pesar de que el punto de partida de la novela: un matrimonio obligado sea uno de mis preferidos.

El argumento de Matrimonio a la fuerza no dista demasiado de otros que abordan temáticas similares, es cierto. Pero como me ha sucedido con otras novelas de Hannah Howell, creo que logra plasmar su sello y darle características propias que reconoces como suyas. Para mí son: un protagonista tozudo, marcado por su pasado y reacio a enamorarse. Y de nuevo tozudo. Sí, lo repito porque en este caso Iain MacLagan es algo más que tozudo, mucho más que otros personajes, como pudiera ser Tavis MacLagan, aunque en su día al leer La novia rebelde me lo pareciera. En comparación ya no lo me parece tanto.

Islaen MacRoth es una joven tenaz y decidida, como suelen serlo las heroínas de Hannah Howell. Mujeres luchadoras que encaran a los protagonistas y los vencen en un  duelo de voluntades. Sin embargo, a mí personalmente, me ha parecido que tal vez Islaen se excedía también en su carácter liberal e independiente. Cierto es que al ser la única mujer entre doce hermanos ha sido criado casi como uno más, sobre todo tras la muerte de su madre siendo ella muy niña, pero no puedo evitar pensar que no es algo que me parezca muy habitual para aquella época y aunque me divierte mucho porque da lugar a escenas divertidas o con chispa, también creo que le resta una pizca de credibilidad al momento histórico en que transcurre. Pero eso es otro tema que tal vez no debiera abordar aquí y que, en definitiva, es sólo una apreciación mía y lo que yo prefiero encontrar en una novela histórica. 

La historia es muy amena, el ritmo no decae, hay intrigas, secuestros, mentiras y verdades a medias. Hay momentos dulces y momentos de tensión. No me ha resultado aburrida en ningún momento, sólo que tenía la sensación que la negativa de Iain a reconocer lo que siente por Islaen hace que la novela se prolongue demasiado, sin que sea en realidad demasiado extensa. 

Matrimonio a la fuerza cuenta con un buen número de personajes secundarios, desde Tavis y Storm, los protagonistas de La novia rebelde, a Alexander MacDubh, el resto de hombres del clan MacLagan, Meg, los hermanos MacRoth y los grandes antagonistas de la historia.
Creo que Matrimonio a la fuerza es una novela que rescata historias que podíamos leer hace años, con un protagonista atormentado y marcado por su pasado, incluso con una cicatriz cruzando su rostro, una joven paciente y tenaz decidido a conquistar su gélido corazón. Una novela donde los buenos son muy buenos y los malos muy malos, donde a pesar de ser previsible eso no le resta cierta nota de sorpresa al final.

Como digo la novela me ha entretenido, pero tiene escenas que quedan un poco para el recuerdo. A mí me ha impactado especialmente el embarazo y parto de Islaen. Sin desvelar nada para quienes no habéis leído el libro, la verdad es que me ha parecido algo... no sé si decir indescriptible o surrealista. No porque sea inusual sino por el modo de contarla, casi cómico. No hablo de nada que sea desagradable ni muy gráfico, sino por algo que... en fin... mejor hay que leer.

A pesar de lo que comento la novela me ha enganchado, la he leído con bastante rapidez. Quería seguir leyendo para saber qué sucedería. Pero confieso que me gustó más La novia rebelde, la anterior novela, y que probablemente no me perderé Imprudente, la próxima, protagonizada por el seductor Alexander MacDubh pues es un personaje que me intriga mucho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu aportación al blog!

 
blogger template by arcane palette